En el 2016 el uno por ciento de la población será más rico que todo el resto de la torta

Un informe de la ONG Oxfam advirtió este lunes que para el 2016 la riqueza del 1% más rico de la población del planeta superará la del 99% restante, a menos que se revierta la actual tendencia de desigualdad y concentración de riqueza.

Oxfam entregó estas cifras a solo días de la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, donde se reúnen líderes políticos y empresariales para definir el futuro económico de la humanidad.

La entidad participará este año en Davos señalando que el aumento descontrolado de la desigualdad está mermando la lucha contra la pobreza a nivel mundial.

Esto se ve reflejado en que una de cada nueve personas carece de alimentos suficientes para comer y más de mil millones de personas aún viven con menos de 1,25 dólares al día, menos de mil pesos.

Una de las medidas de Oxfam para combatir este mal efecto es poner fin a la evasión y elusión de impuestos por parte de grandes empresas e impulsar un acuerdo global contra el cambio climático.

Según la investigación “Riqueza: tenerlo todo y querer más” el 1% de la población tenía el 48%, la investigación que Oxfam publica hoy, muestra cómo la riqueza acumulada por el 1% más rico de la población se ha incrementado, pasando de un 44% en 2009 a un 48% en 2014. A este ritmo, para el año 2016 habrá alcanzado el 50%. En 2014, los selectos miembros de esta élite del 1% mundial tenían de media una riqueza de 2,7 millones de dólares por adulto.

Del 52% restante de la riqueza mundial, la mayor parte (el 46%) está en manos del 20% más rico. El 80% restante de la población comparte tan solo el 5,5% de la riqueza mundial: 3,851 dólares de media por adulto, lo que equivale a 1/700 parte de la riqueza media del 1% más rico de la población mundial.

La directora de Oxfam, Winnie Byanyima, ha dicho: “¿De verdad queremos vivir en un mundo en el que solo un 1% de la población posea tanta riqueza como el resto de nosotros? La magnitud de la desigualdad a nivel global es impactante y, a pesar de todos los problemas que dominan la agenda internacional, debemos tener en cuenta que la brecha entre ricos y pobres se está acrecentando a gran velocidad”.

Byanyima agregó que “en los últimos doce meses hemos visto como líderes mundiales de la talla del presidente Obama o Christine Lagarde han hablado sobre combatir la desigualdad extrema, pero aún estamos esperando que muchos de ellos prediquen con el ejemplo. Ha llegado el momento de que nuestros líderes se enfrenten a los intereses creados que impiden lograr un mundo más justo y próspero”.

La máxima representante de Oxfam dijo en el mismo sentido que “la desigualdad extrema no es solo moralmente condenable sino que, también, mina el crecimiento económico y, por tanto, supone una amenaza para la actividad empresarial. Todos los participantes en Davos que ambicionen un mundo más estable y próspero deben hacer de la lucha contra la desigualdad su principal prioridad”.

El pasado año, durante el Foro Económico Mundial, Oxfam denunció que las 85 personas más ricas del mundo poseían la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial, 3.500 millones de personas. Esta cifra es ahora de tan solo 80 personas; una disminución impresionante si tenemos en cuenta que en 2010 eran 388 personas las que concentraban la misma riqueza que la mitad más pobre. En términos netos, la fortuna de las 80 personas más ricas se ha duplicado entre 2009 y 2014.

El 20% de los milmillonarios tiene intereses en los sectores financiero y de seguros, y vieron cómo su riqueza (en efectivo) aumentó un 11% en los doce meses anteriores a marzo de 2014. En 2013, estos sectores de actividad emplearon 550 millones de dólares en financiar ejércitos de lobistas para influir sobre las políticas que se deciden desde Washington y Bruselas. Durante el periodo electoral de 2012 en Estados Unidos, el sector financiero realizó contribuciones por valor de 571 millones de dólares a las campañas electorales.